Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Los factores y realidades que influyen en la crianza de un hijo ajeno

Una psicóloga explica la importancia de la crianza compartida dado que la crianza es un acompañamiento que habilita a los individuos en la sociedad y que conlleva una responsabilidad muy grande en el sentido de ese proceso de habilitación de los niños.

Familia Lemay
Blu Radio - IG. @pleinleursyeux

En el tejido complejo de las relaciones modernas, la crianza de hijos ajenos se rige como un desafío prominente y una realidad cada vez más común en la sociedad contemporánea. Las dinámicas familiares han evolucionado, abriendo paso a situaciones donde las parejas enfrentan el compromiso de criar y nutrir a niños que no son biológicamente suyos.

Este sábado, 18 de noviembre, en En Blu Jeans estuvo como invitada la psicóloga Diana Marcela Ortiz Sierra para profundizar sobre este tema; dio algunos consejos para llevar una crianza respetuosa con los hijos ajenos.

“Es bastante frecuente encontrar que esta crianza pueda ser llevada a cabo y ejercida no solo por el papá y la mamá de los hijos, sino por la familia”, afirmó.

La crianza es un acompañamiento que habilita a los individuos en la sociedad y que conlleva “una responsabilidad muy grande en el sentido de ese proceso de habilitación de los niños”.

Publicidad

La crianza compartida implica una gran responsabilidad en el desarrollo de los infantes, en la cual se deben tener en cuenta los roles familiares, responsabilidades y los acuerdos que representan un equilibrio entre la autoridad parental, la coherencia en la crianza y el respeto por las dinámicas preexistentes.

“Es muy importante que la persona que decide estar con una mujer o con un hombre, que ya tiene hijos, sea consciente de que sí o sí va a tener que relacionarse con este niño. En el sentido en que va a proporcionar valores, principios, va a afectar las rutinas que ya existe en esa familia”, indicó.

Además, para las parejas separadas, recomendó establecer acuerdos explícitos que garanticen el bienestar emocional de los hijos, por medio de una relación respetuosa y consciente entre los adultos se postula como fundamental para mitigar el impacto negativo en los niños.

Publicidad

Estar atento a los integrantes de la familia es necesario para reconocer cuando la dinámica familiar no es sostenible, dado que en este caso es necesario apartarse de la relación, priorizar el bienestar propio y el de las personas de la relación.

“Una persona no puede separar a un hijo de una mamá o de un papá y es la persona quien puede reponerse más fácilmente de este vínculo que un niño, no”, mencionó.

Así, concluyó que la crianza de hijos ajenos no es solo un desafío individual, sino un compromiso social. Conlleva la responsabilidad de construir entornos familiares saludables, donde se respeten los derechos y necesidades de todos los que se encuentran en ella.

Escuche la entrevista completa aquí:

Publicidad

  • Publicidad