Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Borussia Dortmund ingresó 73.000 personas al estadio para cantar villancicos

Sin duda una cifra envidiable para muchos clubes en el mundo, que quisieran tener esa cantidad de aforo en un partido. Borussia Dortmund demuestra que es una familia.

Signal Iduna Park del Borussia Dortmund.jpg
Signal Iduna Park del Borussia Dortmund
Foto: @BVB

Un nuevo récord impuso el Borussia Dortmund en el estadio Signal Iduna Park, pero no relacionado con una victoria o un título en una competencia de fútbol, en esta ocasión fue por la cantidad de personas que reunió para cantar villancicos.

En total fueron 73.000 personas las que asistieron al estadio para cantar por casi dos horas diferentes temas relacionados con la Navidady contó con la presencia de artistas locales reconocidos.

En las imágenes compartidas por el Borussia Dortmund se pueden ver a niños, adultos mayores y varias familias unidas en estas épocas decembrinas.

Esta no es la primera vez que se hace esta actividad en el estadio Signal Iduna Park, es una tradición que viene realizando el Borussia Dortmund desde años atrás para así fortalecer la unión de la familia amarilla, pero el domingo 17 de diciembre quedará para la historia por ser la mayor cantidad de personas para cantar villancicos en Alemania.

Publicidad

Sin duda una cifra envidiable para muchos clubes en el mundo, que quisieran tener esa cantidad de aforo en un partido.

Así cantaron las 73.000 personas en el estadio del Borussia Dortmund

Publicidad

Último partido del Borussia Dortmund

El sábado 16 de diciembre, el Borussia Dortmund inició el camino hacia la despedida del título en la Bundesliga tras empatar 1-1 en su visita al Augsburgo para firmar su octavo tropiezo del curso en los 15 partidos que ha disputado con un errático saldo de 7 victorias, 5 empates y 3 derrotas con las que podría acabar la jornada a 13 puntos del líder.

Antes del inicio del duelo, el Dortmund sólo había ganado uno de sus últimos seis partidos y ya no podía permitirse más errores. Con el Bayer Leverkusen intratable y con el Bayern Múnich como único integrante de la resistencia, jornada a jornada el equipo de Edin Terzic se ha ido diulyendo como un azucarillo hasta llegar al partido número quince a once puntos del líder. Otro pinchazo más significaba el adiós definitivo al título a cinco meses del final de la Bundesliga.

Para colmo, a las numerosas bajas que ya tenía el Dortmund por la presencia en la enfermería de Julien Duranville, Youssoufa Moukoko, Felix Nmecha y Julian Ryerson, en los dos últimos partidos cayeron dos nombres más: Mats Hummels, sancionado tras su expulsión de la pasada jornada en el choque ante el Leipzig, y Karim Adeyemi, lesionado durante el partido de Liga de Campeones ante el París Saint-Germain.

Terzic recuperó a Thomas Meunier en el lateral derecho, apostó por Nico Schlotterbeck en el centro de la defensa y por Malen Donyell como sustituto de Adeyemi. Y, precisamente, Schlotterbeck y Malen, reclamaron su cuota de protagonismo en dos jugadas que serían clave en la primera parte.

Publicidad

El Augsburgo, inmerso en la pelea por salir de la zona intrascendente de la clasificación, intentó aprovechar las malas sensaciones generales del Dortmund en sus últimos encuentros. Y, pese a que los hombres de Terzic pudieron adelantarse pronto con dos ocasiones muy claras de Marco Reus y de Ramy Bensebaini, fue el Augsburgo el que primer abrió en el marcador por medio de Ermedin Demirovic.

En el tanto del delantero bosnio entró en escena Schlotterbeck. El central del Dortmund, empujado por Demirovic, perdió la posición y el jugador del Augsburgo robó la pelota y batió en un mano a mano a Gregor Kobel. Pudo ser falta o una probable ausencia de contundencia de Schlotterbeck. La escena dejaba lugar a muchas dudas, intervino el VAR y el árbitro Matthias Jollenbeck decretó gol.

Publicidad

El jarro de agua fría fue tremendo para el Dortmund, que hasta ese instante, el minuto 23, fue claramente mejor que el Augsburgo. Sin embargo, se repuso y durante el resto de la primera parte siguió a los mandos del duelo hasta que consiguió empatar por medio del otro protagonista de la tarde, Malen, que con la colaboración de Niclas Füllkrug subió el empate al marcador.

El atacante neerlandés aprovechó un taconazo exquisito de su compañero al borde del área y, con un disparo ajustado, consiguió un empate que, hasta ese momento, era claramente merecido. Era el mínimo premio que el Dortmund se había ganado sobre el césped y aún tenía 45 minutos por delante para conseguir la victoria.

En el segundo tiempo, el Augsburgo salió mejor al terreno de juego del WWK Arena. El Dortmund se libró por el punto de mira desviado de los jugadores del equipo de Jess Thorup, que no encontraron los tres palos en ocasiones protagonizadas por Phillip Tietz, Demirovic y Elvis Rexhbecaj.

Sin embargo, el Dortmund despertó en el último tramo. Se lanzó desesperado a por la victoria y pudo conseguirla. Dispuso de tres ocasiones claras que desaprovecharon Malen, Samuel Bamba -que debutó con el primer equipo- y Füllkrug. Sobre todo Bamba, con un cabezazo muy claro que mandó al limbo, y Füllkrug, que se encontró con una mano de Dahmen que desvió la pelota al palo en el minuto 88.

Publicidad

Al final, la suerte no estuvo del lado del equipo de Terzic, que sigue cuesta abajo y sin frenos en la Bundesliga. Sólo ha ganado uno de los últimos siete encuentros y podría acabar la jornada en la sexta posición a trece puntos del líder, el Bayer Leverkusen, que recibirá este domingo al Eintracht Frankfurt.

Puede ver:

Publicidad

  • Publicidad