Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

"El rastro más reciente de los niños son unas huellas cerca de una quebrada": comando especial FFMM

Hay nuevos detalles sobre la operación de búsqueda de los niños desaparecidos desde el 1 de mayo en la espesa selva entre el Caquetá y Guaviare.

Soldados-Guaviare-Busqueda.jpg
Llegada de soldados a Guaviare, referencia
Foto: Fuerzas Militares

Un militar, quien hace parte de los comandos de las Fuerzas Especiales del Ejército Nacional, a través de radio satelital se comunicó con el Puesto de Mando Unificado y narró cómo ha sido la ardua tarea de búsqueda de los cuatro niños en la selva entre Caquetá y Guaviare.

El militar, que por seguridad prefiere no revelar su nombre, tiene 12 años de experiencia en operaciones especiales. Aseguró que en las últimas horas hubo nuevas pistas sobre el rastro de los menores.

“En las últimas horas, digamos el rastro más reciente fueron unas huellas que se encontraban cerca de una especie de riachuelo, una quebrada. Ese detalle, esa pista, esa huella nos fortalece, nos llena de esperanza”, dijo.

Además, comentó que se han encontrado en esa búsqueda una maracuyá silvestre y refugios improvisados, entre otros.

Publicidad

Y es que para identificar esas huellas los militares se basan en su entrenamiento y en la experiencia que tienen los comandos, quienes también pueden determinar cuántos días aproximadamente han podido pasar por el punto y así direccionar el esfuerzo de búsqueda.

También, comentó cómo ha sido la trazabilidad de las pistas ya que en el noveno día de búsqueda se encontró el tetero, horas más tarde el maracuyá y evidentemente se logró identificar que la mordida era la de un ser humano.

Publicidad

“Es el rumbo correcto donde muy posiblemente se encuentran los menores con vida”, afirmó.

El militar retrató cuáles son las condiciones a las que se enfrentan en esta misión.

“En el terreno que nos encontramos es un terreno totalmente húmedo, vegetación, como caracteriza la selva de Colombia, una selva tropical, en el cual el 90 % de las 24 horas del día hay lluvia, hay tormenta”, puntualizó.

También confirmó que las adversidades climatológicas que se presentan en el departamento del Caquetá son difíciles: “En esta zona selvática, húmeda, día tras día, los días son de una labor grande, no descansando de día, de noche, haciendo ruido, haciendo fogatas, haciendo trabajo de perifoneo desde tierra, con el único fin de encontrar lo más pronto posible a los cuatro menores”.

Publicidad

Y es que ese es el principal reto: las adversidades climatológicas a las que se enfrentan los comandos e indígenasporque allí en la selva de Caquetá y Guaviare la lluvia no para todas las noches.

“En el área búsqueda en su totalidad han sido tormentas, pero para eso estamos entrenados los comandos de Colombia, para cumplir lo imposible y con la gran motivación de poder cumplir la misión de traer a esos cuatro menores”, contó.

Publicidad

A pesar de que ya se cumplieron 22 días desde el accidente y 17 de la búsqueda por tierra, los militares no pierden la fe. Finalmente, el militar envió un saludo y un mensaje a su familia y comentó lo que significa para él esta operación.

“Yo como esposo y como padre de un hermoso hijo de 10 años me coloco en el puesto, en los pies de don Manuel, el cual me motiva, me da esa fuerza, ese aliento de empuje para continuar con mis comandos en búsqueda de estos niños (…) Quiero enviarle un saludo a mi esposa y a mi hijo, que los amo mucho, que estoy haciendo lo que más me gusta: servir, servirle al pueblo colombiano. Que se sientan tranquilos. Nos encontramos realizando esta labor humanitaria, tan especial, tan definitiva, tan loable que es salvar vidas”, finalizó.

Le puede interesar:

Publicidad

  • Publicidad