Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

La tecnología está creando un nuevo ser humano al impactar su forma de pensar, sentir y juzgar

Es necesario estar cerca los niños y niñas para generar medidas de control que permitan aprovechar la tecnología sin riesgo.

Alberto Linero.jpeg
Alberto Linero
Foto: cortesía Alberto Linero

Lo repetimos una y otra vez: la tecnología está creando un nuevo ser humano al impactar su forma de pensar, sentir y juzgar. Los dispositivos cada vez más reformulan la manera de vivir a través de la manera como cambian las prácticas y rutinas cotidianas. Tenemos que ser conscientes de estos cambios y tratar de encontrar las consecuencias de ellos para poder adaptarnos o responder educativamente.

Ayer leí una nota de prensa en el que se comentaba un estudio de la Universidad de Carolina del Norte y publicado en la revista JAMA Pediatrics en el que se demostraba los cambios cerebrales que están sucediendo en losadolescentesque usan de manera seguida y constante las redes sociales. Lo que se hizo fue realizar sucesivos escáneres cerebrales a estudiantes de secundaria de entre 12 y 15 años en EE. UU. para evaluar los cambios en su comportamiento. Según Eva H. Telzer, una de las autoras del estudio, “los adolescentes que crecen consultando más a menudo las redes sociales se están volviendo hipersensibles a los comentarios de sus compañeros”.

Aunque todavía los resultados no son concluyentes si nos tienen que generar una serie de acciones frente al uso que hacen los adolescentes de las redes:

1. No se puede negar el uso de la tecnología. Forma parte del mundo y lo hace mejor. Hay que apoyarlos en ello.

Publicidad

2. Es necesario estar cerca de ellos, conectados con su mundo para poder generar las medidas de control que les permitan aprovechar la tecnología sin entrar en situaciones de riesgo.

3. Hay que propiciar los encuentros físicos, desde el deporte, la cultura, por ejemplo, para que no se atrofien las habilidades socioemocionales necesarias para la realización del todo ser humano. El encuentro físico con el otro es fundamental para la empatía.

Publicidad

4. Hay que trabajar en el hogar, en el colegioy en todos los espacios en la inteligencia emocional de los niños y niñas para que puedan ser críticos frente a los comentarios que reciben en las redes. No puedes ser de cristal y romperse ante las críticas de los otros jóvenes.

La fortaleza para la vida se da en el amor familiar constante, claro y sano.

Publicidad

  • Publicidad