Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Que la guerra no nos haga creer que todo se soluciona desde el odio

Reflexión sobre el video que muestra a ucranianos dando comida y té a soldado ruso capturado.

Alberto Linero
Alberto Linero
Foto: BLU Radio

Un soldado toma té, y al tiempo, habla con alguien por una videollamada mientras una mujer le sostiene el teléfono y un niño que tiene un plato en la mano, le ofrece comida. La escena no tendría nada de especial si no fuera porque se trata de un soldado ruso que fue capturado, siendo auxiliado por ucranianos. Sí, en ella se ve un encuentro entre aparentes enemigos.

La imagen se vuelve una manera de reconciliarse con la condición humana, descubriendo que no toda ella está expresada en las acciones de guerra que nos llegan: caras de dolor, seres heridos, niños llorando, familias divididas y edificios con tanta historia destruidos. Situaciones como las que se reflejan en ese vídeo, son las que me hacen creer que los seres humanos somos capaces de acoger, ayudar y trascender a las diferencias.

El hecho me produce tres reflexiones que espero toquen el corazón de muchos y nos inspiren a actitudes cotidianas más constructivas:

1. Nos diferenciamos por intereses, características físicas y culturales, pero el dolor y el sufrimiento es el mismo para todos. Detrás de los uniformes, de las posiciones ideológicas, hay un ser humano igual a cualquiera, que sufre y necesita la ayuda de otros seres humanos.

Publicidad

2. Servir y ayudar a los otros es siempre una manera de garantizar un contexto mejor. No podemos dejarnos atrapar por el interés egoísta que cree que somos superiores a los demás y nos hace cerrar el corazón y las manos para no ayudar.

3. Necesitamos ternura y amabilidad para expresar nuestra fortaleza interior. Es probable que quienes menos tiernos son, sean los más fragiles y vulnerables, y busquen camuflarse en la apariencia tosca.

Publicidad

Que la guerra no nos haga creer que todo se soluciona desde el odio. El vídeo me da paz en medio de todo el miedo que las amenazas nucleares ocasionan. Sigo creyendo que por encima de la violencia que busca acabarnos, sobrevive la humanidad que nos mueve a entender que lo mejor no es matarnos, sino apoyarnos.

Sí, aunque sea difícil por el panorama, estoy convencido de que vale la pena creer.

  • Publicidad