Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Reflexión de Alberto Linero: "Debemos cuidarnos de caer en las tentaciones populistas"

El populismo es un término complejo y polisémico que ha sido utilizado de diversas maneras a lo largo de la historia.

Alberto Linero
Alberto Linero
Foto: Blu Radio.

Ante 1200 participantes de la 50ª Semana Social de los Católicos Italianos en Trieste, titulada “En el corazón de la democracia. Participando entre la historia y el futuro”, el papa Francisco pronunció un discurso en el que afirmó: “Es evidente que en el mundo actual la democracia, digamos la verdad, no goza de buena salud. Esto nos interesa y nos preocupa, porque está en juego el bien del hombre, y nada de lo que es humano puede sernos ajeno”.

Como líder de un estado, una comunidad y una institución, él cree que una de las causas de esta situación son las “tentaciones ideológicas y populistas”.

El populismo es un término complejo y polisémico que ha sido utilizado de diversas maneras a lo largo de la historia. Fundamentalmente, puede entenderse como una ideología política que busca atraer al "pueblo" mediante un liderazgo carismático y una retórica sencilla y emocional.

Aquí, el “pueblo” se define como un grupo homogéneo y oprimido, en contraposición a una élite corrupta y distante. Este liderazgo se basa en una retórica simple y emocional, que propone soluciones casi mágicas e inmediatas. Francisco no hizo referencia a ningún país específico, quizá porque sabe que a lo largo de la historia de la iglesia, esta también ha sido una tentación.

Publicidad

Francisco insistió en la necesidad de mantener una actitud crítica para evitar la indiferencia, la corrupción, la exclusión social y la marginación provocadas por estas ideologías seductoras, comparándolas con “el flautista de Hamelin, que son seductoras, pero te llevan a negarte a ti mismo”.

Utilizando el concepto de comunidad, en el que todos tienen derechos y deberes, y en el que todos deben recibir y dar con generosidad y responsabilidad, llamó la atención sobre el asistencialismo. En concreto, dijo: “Todos deben sentirse parte de un proyecto de comunidad, nadie debe sentirse inútil. Ciertas formas de asistencialismo que no reconocen la dignidad de las personas son hipocresía social. El asistencialismo solo es enemigo de la democracia y del amor al prójimo”.

Publicidad

Desde el compromiso social que tenemos los creyentes, debemos cuidarnos de caer en las tentaciones populistas, de derecha o de izquierda, que buscan polarizar y someter.

  • Publicidad