Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Sedimentación en Bocas de Ceniza ha reducido la pesca en un 75%

Se trata de una labor de dragado tan urgente para el puerto de Barranquilla como para los mismos pescadores de la zona, quienes hoy ven reducidos sus ingresos por los problemas de sedimentación en el canal navegable.

draga.jpeg
Draga.
Cortesía.

Frente a la zona donde se ubican los trencitos artesanales que transportan a los turistas hasta Bocas de Ceniza, propios y visitantes pueden observar la draga Bartolomeu Días, que deberá continuar con la extracción de 134.000 metros cúbicos de sedimentos.

Se trata de una labor de dragado tan urgente para el puerto de Barranquilla como para los mismos pescadores de la zona, quienes hoy ven reducidos sus ingresos por los problemas de sedimentación en el canal navegable.

"Eso se ha sedimentado, anteriormente había 30 o 40 metros de profundidad y ahora llega como a 7 metros, o sea, por ahí no pueden pasar ni las embarcaciones menores, por eso la pesca se ha afectado en un 75%", cuenta Jorge Torres, quien se dedica a la pesca hace 35 años.

Con la pesca, Jorge ha sacado adelante a sus cinco hijos. Ahora intenta apoyar a sus seis nietos, pero pescar en la actualidad es una verdadera faena que trae más pérdidas que ganancias.

Publicidad

"Nosotros antes gastábamos 40.000 pesos en combustible, porque podíamos conseguir peces aquí mismo, a 5 minutos. Ahora tenemos que ir mar adentro, viajar más de una hora y gastar como 100.000 pesos en combustible", indica, no sin antes lamentar que cuánto han desaparecido los bancos de peces por la misma sedimentación.

"Me acuerdo cuando pescábamos hasta 600 kilos diarios, ahora sí acaso 40 o 50 kilos", dice.

Pero si el negocio no es nada rentable para los pescadores, mucho menos lo es para los conductores de los trencitos que van a Bocas de Ceniza y también se han visto afectados porque parte de sus pasajeros eran los mismos pescadores, quienes ya poco salen de faena.

"Antes nosotros llevábamos a los pescadores y ellos pagaban un pasaje de 6.000 pesos, pero de un tiempo para acá ya no cogen suficientes pescados y no tienen plata para pagarnos", cuenta Antonio Santiago, uno de los trabajadores.

Quienes administran los trencitos artesanales dicen que prácticamente no hallan pasajeros, porque en medio de la pandemia no son muchos los turistas que desean ir de paseo a Bocas de Ceniza, esa zona donde se une el río con el mar en un maravilloso espectáculo a la vista y, a su vez, el área más crítica para la navegación.

Publicidad

Escuche y siga a Alberto Linero en Mañanas BLU en Spotify

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.