Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Suscríbase y reciba las historias y los hechos que son noticia en Colombia y el mundo
Activar
No activar

Publicidad

¡Velocidad, la gran invitada! El cierzo, la primera etapa llana de la Vuelta a España

El cálculo de velocidad de la organización para esta jornada de entre 42 y 46 kilómetros por hora, puede quedarse muy corto.

Vuelta a España AFP.jpeg
Vuelta a España - AFP

Tras las tres primeras selectivas etapas de la 75 Vuelta a España , que han servido para dejar claras las aspiraciones de la mayoría en la pelea por la 'roja', llega la primera etapa llana (cuesta abajo) de la carrera a la que con toda seguridad se sumará un incómodo invitado, como es el habitual cierzo en el valle del Ebro.

La invitación a los abanicos está servida. Las diferencias que se marcan en este ciclismo moderno en las jornadas con viento suelen terminar siendo mucho más decisivas que las jornadas de alta montaña. La organización ha preparado lo que puede ser una auténtica emboscada, a pesar de que apenas habrá carreteras estrechas y casi siempre se rodará en vías amplias y con largas rectas.

Ni un solo puerto de montaña y con una altimetría claramente en descenso, el itinerario de la cuarta etapa entre la soriana Garray-Numancia y la zaragozana Ejea de los Caballeros, con 194 kilómetros, se presenta claramente favorable a los intereses de los velocistas presentes en el pelotón. Será una de las escasas oportunidades que tendrán este 2020 en la Vuelta.

Ese constante descenso, al que se unirá la presencia del viento con una previsión, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), de entre 20 y casi 30 kilómetros por hora, casi siempre soplando de forma favorable o lateralmente al rodar del pelotón.

El cálculo de velocidad de la organización para esta jornada de entre 42 y 46 kilómetros por hora, puede quedarse muy corto. Aragón a lo largo de la historia de la Vuelta ha sido protagonista de las etapas más rápidas o de las más lentas. El cierzo siempre ha sido el protagonista.

Publicidad

El alavés Igor González de Galdeano mantiene el récord desde el 15 de septiembre de 2001 en la etapa que unió Logroño y Zaragoza tras rodar a 55,176 kilómetros por hora de promedio. No parece probable que se pueda batir, el viento no soplará de cola, pero puede hacer estragos en el pelotón.

Ningún equipo es desconocedor de esta circunstancia y todos saldrán con toda la artillería pesada dispuesta para desde que el pelotón empiece a rodar por el tramo neutralizado hasta que el coche rojo del director de carrera, con Javier Guillén al frente, de el banderazo a la salida lanzada.

Se presenta una etapa de mucha tensión en la que los segundos conseguidos con improbo esfuerzo en las rampas de Arrate, San Miguel de Aralar o la Laguna Negra, pueden quedar en una mera anécdota cuando se cruce la línea de llegada en la capital de las Cinco Villas aragonesas.

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO