Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Condenan a alias ‘Chaco’, señalado de participar en atentado a escuela Francisco de Paula Santander

Este atentado terrorista a la escuela Francisco de Paula Santander dejó 22 muertos y varias personas heridas el pasado 17 de enero de 2019.

BLU Radio. Captura / Foto: referencia captura AFP
Captura /
AFP

Un juez penal especializado de Yopal, Casanare, condenó a Wilson Arévalo Hernández, alias ‘Chaco’, a 17 años y 3 meses de cárcel y al pago de una multa equivalente a 4.900 salarios mínimos mensuales legales vigentes.

Según el fallo condenatorio, alias ‘Chaco’ es responsable de los delitos de rebelión, financiación del terrorismo y de grupos de delincuencia organizada, administración de recursos relacionados con actividades terroristas y de delincuencia organizada, por lo que un fiscal demostró que alias ‘Chaco’ perteneció al frente Domingo Laín Sáenz de ELN.

Además, según la entidad, frecuentó los campamentos en zona de frontera con Venezuela, llevó víveres y otros elementos, ocultó dineros ilícitos y obtuvo nuevos recursos para sostener las distintas estructuras ilegales en Arauca y Casanare.

Por su parte, la Fiscalía reveló que alias ‘Chaco’ constituyó la empresa de lácteos Villa Esperanza como fachada para transformar dineros producto del cobro de extorsiones y secuestros en el oriente del país y, para usar las ganancias de la venta de quesos y distintos productos para cubrir económicamente varios actos terroristas, como el atentado a la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander, que dejó 22 cadetes muertos y varios heridos el pasado 17 de enero de 2019.

Publicidad

Además, quedó en evidencia que este hombre transportó en los vehículos de su industria láctea a cabecillas del ELN, armas, explosivos, equipos de comunicación y material de intendencia.

Los análisis contables y otras actividades investigativas demostraron que la empresa Villa Esperanza fue creada con un capital de apenas 3’500.000 pesos y con un único empleado, Wilson Arévalo Hernández, y que, entre 2012 y 2017, recibió 337 consignaciones por 4.530 millones de pesos y dejó de declarar ante el Estado una cifra superior a 5.000 millones de pesos que corresponderían a ingresos por actuaciones ilícitas.

Publicidad

  • Publicidad