Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Libertad condicional a primera madre cabeza de hogar beneficiada por Ley de Utilidad Pública

Esta mujer, que enfrentaba una condena de 39 meses por hurto en la cárcel La Picaleña de Ibagué, regresará a su hogar bajo una serie de condiciones. Ahora tendrá que apoyar en trabajo comunitario.

carcel-afp .jpg
Cárcel
Foto: AFP, referencia

Una madre cabeza de hogar es la primera mujer beneficiada por la Ley de Utilidad Pública. Pese a ser condenada a 39 meses de prisión por el delito de hurto en la cárcel La Picaleña de Ibagué, recibirá la libertad condicional y, ahora, deberá apoyar en trabajo comunitario por al menos tres horas al día.

Según explicó el viceministro de Justicia de Política Criminal, Camilo Umaña, en Mañanas Blu, esta mujer fue seleccionada por un juez de ejecución de penas después de analizar detalladamente su caso. Los parámetros establecidos por la ley incluyen ser cabeza de hogar, haber cometido el delito en condición de marginalidad, no ser reincidente y haber sido condenada a ocho años de prisión o menos por delitos como hurto o microtráficode estupefacientes.

“La mujer, al regresar a casa, se integra a proyectos de justicia restaurativa. Trabajará al menos tres horas diarias en tareas de restauración ambiental y conservación comunitaria. La organización supervisará la medida y la mujer se presentará mensualmente ante el juez de ejecución de penas. Además, el Ministerio de Justicia implementa un mecanismo de supervisión para entender los factores de riesgo y vulnerabilidad”, informó el viceministro.

Es importante destacar que este servicio comunitario no será remunerado, ya que se trata de una forma de reparación simbólica a la sociedad. Sin embargo, la mujer podrá buscar empleo adicional para cumplir con su jornada laboral, siempre y cuando no interfiera con las obligaciones del servicio comunitario.

Publicidad

“El servicio comunitario por ser una sanción no es remunerado. Las mujeres están afiliadas sí a un ARL. Las mujeres pueden optar por los todos los subsidios correspondientes, por ejemplo, a ser cabeza de hogar. Y, además, las mujeres pueden trabajar en forma paralela a los servicios comunitarios, porque eso tiene una asignación horaria. Dependiendo de cada caso, las mujeres pueden tener su sostenimiento a partir de una actividad laboral correspondiente”, agregó Umaña.

Publicidad

  • Publicidad