Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Así fue el plan para derrocar al gobierno Maduro en la operación Gedeón: Fiscalía

Según el documento, la investigación inició cuando, el 23 de marzo de 2020, en la vía que conduce de Barranquilla a Santa Marta, a la altura del peaje Tasajero, las autoridades pararon en un retén a un automóvil de servicio público y encontraron chalecos antibalas, miras telescópicas, silenciadores para arma de fuego y veintiséis armas de fuego (26) tipo fusiles calibre 5.56.

Nicolás Maduro AFP
Nicolás Maduro
AFP

BLU Radio conoció el expediente de la Fiscalía sobre la denominada operación Gedeón que, al parecer, fue planeada desde Colombia por militares desertores venezolanos contra el régimen de Nicolás Maduro .

Según el documento, la investigación inició cuando, el 23 de marzo de 2020, en la vía que conduce de Barranquilla a Santa Marta, a la altura del peaje Tasajero, las autoridades pararon en un retén a un automóvil de servicio público marca Renault Duster y encontraron chalecos antibalas, miras telescópicas, silenciadores para arma de fuego y veintiséis armas de fuego (26) tipo fusiles calibre 5.56.

Supuestamente, el armamento fue coordinado y planeado desde el concierto Venezuela Aid Live 22, que se llevó a cabo en Cúcuta el 22 de febrero de 2019. Ahí, al parecer, el exgeneral Venezolano Cliver Alcalá habría coordinado con alias el ‘Teniente Pico’ o ‘Alexander Russo Marques’ llevar a cabo un registro de militares y policías que el día 22 de marzo desertaron de la vecina República de Venezuela.

“Dicho registro tenía como objeto ser contactados posteriormente para conformar grupos paramilitares con miras llevar a cabo una eventual incursión armada en Venezuela y derrocar el régimen que encabeza el gobierno de ese país”, dice el documento.

EL RECLUTAMIENTO DE MILITARES

Aseguran las autoridades que, a finales de abril y mayo del 2019, reclutaron en todo el país y supuestamente en otros países de Suramérica a exmilitares y miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, algunos de ellos fueron previamente concentrados en la ciudad de Bogotá y posteriormente en el departamento de La Guajira para que recibieran capacitación e instrucción para efectuar una operación paramilitar en territorio venezolano con el fin de capturar y dar muerte a miembros del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Publicidad

Las pesquisas mostrarían que, toda la operación, se habría planeado en la ciudad de Bogotá por Cliver Alcalá y el diputado de la Asamblea venezolana Hernán Claret Alemán, hoy fallecido a causa del virus COVID-19.

Inicialmente, reclutaron unas 200 personas que conformaron varios grupos que viajaron a Riohacha en La Guajira y a Santa Marta y los costos del viaje del transporte de los militares y policías desertores venezolanos fueron financiados por una mujer conocida como ‘Alex’, identificada como Yacsy Alexandra Álvarez Mirabal.

Dicen las autoridades que, los grupos que arribaron a La Guajira, reclutados por el teniente ‘Pico’, fueron recibidos por la mujer conocida como ‘Alex’ y Cliver Alcalá Cordones.

Luego, a finales de mayo del 2019, alias ‘Alex’, al parecer, llevó a esos campamentos en La Guajira al ciudadano americano llamado Jordan Guy McDonald, quien les explicó a los grupos ya concentrados la estrategia de la operación y les informó que él proveería el armamento y la intendencia necesaria.

“’Alex’ actuó en la mayoría de las veces como traductora del idioma inglés al español del ciudadano norteamericano, quien es referido como un exmarine de los Estados Unidos. La acusada Yacsy Alexandra Álvarez, presuntamente, coordinó la financiación de los grupos que se alojaban en La Guajira y la instrucción militar en técnicas y estrategias militares que exmilitares norteamericanos impartieron en algunas ocasiones a los grupos que se concentraron en el departamento de La Guajira. ‘Alex’ actuaba a instancia del general Cliver Alcalá”, explica el documento.

Finalmente, en noviembre de 2019 llegaron a los campamentos de venezolanos que se encontraban en La Guajira los hermanos Antonio, Juvenal y Juven Sequea Torres, quienes tomaron el mando de uno de los tres grupos que se conformaron en Riohacha.

Publicidad

Sin embargo, de los 200 hombres solo quedaron 60, la desarticulación de los grupos obedeció, al parecer, a los cambios impuestos por los hermanos Sequea Torres y a la falta de definición de la fecha de ingreso a Venezuela.

Luego, dice la Fiscalía, retomaron los entrenamientos y crearon los denominados “strikes”.

Dice el escrito de acusación contra los capturados en Colombia que, en enero del año 2020, se retomaron los entrenamientos en Riohacha en varios inmuebles donde se concentraban grupos de entre 20 a 25 hombres. Esos grupos se denominaron Strikes: el Strike uno estaba al mando del teniente ‘Pico’; el dos lo asumieron los hermanos Sequea Torres; aproximadamente en febrero los Sequea designaron como comandante de uno de los grupos o Strikes al capitán Ramos, el teniente ‘Pico’ quedó de segundo al mando, pero por desavenencias abandonó la concentración a finales del mes de febrero de 2020, y el Strike tres lo comandaba un exmilitar venezolano identificado como Robert Colina conocido con el alias de ‘Pantera’.

Las armas llegaron ese mismo mes y, al parecer, las trajo alias ‘Alex’.

Dice el documento que, en enero de 2020, Yacsy Álvarez viajó en vuelo privado en aeronave a la Florida y regresó al día siguiente a Barranquilla con tres ciudadanos norteamericanos: Jordan Macdonald Goudreau, Airan Seth Berry y Luke Alexander Denman que, supuestamente, llegaron a La Guajira y allí capacitaron en tácticas de combate urbano a los grupos concentrados. Las autoridades presumen que, en la aeronave, fueron ingresadas ilegalmente a Colombia las armas e intendencia incautadas por la Policía Colombiana el 23 de marzo del año 2020.

LA FALLIDA OPERACIÓN EN VENEZUELA

Publicidad

Dice el documento del ente acusador que, el 22 de marzo los comandantes de los Strikes dieron la orden para iniciar la operación y se inició desplazamientos junto con los dos americanos Airan y Luke hacia la alta Guajira, lo hicieron en tres camiones. En Maicao esperaron el arsenal de armas que no llegó pues fue incautado por la Policía Colombiana en el peaje Tasajero.

Y la “operación paramilitar ilegal” se lanzó desde la alta Guajira colombiana el 1 de mayo de 2020.

Muestra la investigación que el plan fue creado para que el Strike tres tomara el DGCIM (Dirección General de Contrainteligencia Militar), y el strike uno y dos el SEBIN. En las instalaciones del Servicio de Inteligencia Bolivariano rescatar al general Baduel. Al parecer, las instalaciones de la Dirección General de Contrainteligencia Militar se tomaban para neutralizar y rescatar los 300 presos que allí se encontraban y después de rescatarlos se volvían a unir los grupos y se tomarían la plaza en Miraflores.

“Los grupos se transportaron en 2 embarcaciones marítimas, pero al llegar a territorio venezolano fueron repelidas por las Fuerzas Armadas de ese país; entre ocho y doce personas fueron asesinadas por las Fuerzas Armadas Venezolanas y presumiblemente otras 40 personas fueron capturadas en territorio venezolano, entre ellos los norteamericanos Airan Seth Berry, Luke Alexander Denman y el excapitán Antonio Sequea Torres”, añade el documento.

Por eso, dice el ente acusador, Yacsy Alexandra Álvarez Mirabal habría participado consciente y voluntariamente en una operación ilegal de entrenamiento de fuerzas paramilitares conformadas por exmilitares y policías venezolanos con la intención de atacar y llevar a cabo operaciones de justicia privada en contra de gobiernos extranjeros, habría participado en la financiación de dicho grupo a instancias del general Cliver Alcalá Cordones y presuntamente del fallecido diputado venezolano Hernán Claret Alemán.

Dicho financiamiento presuntamente habría sido patrocinado por el empresario venezolano Franklin Durán, con quien la señora Alexandra Álvarez tenía vínculos laborales y comerciales. Alexandra, además, habría sido la encargada del envío desde Barranquilla al municipio de Maicao de 26 armas de fuego tipo fusil calibre 5.56 y material de intendencia para esos grupos paramilitares, alias el teniente ‘Pico’, Juven José Sequea Torres y Juvenal Sequea Torres en división de funciones habría participado consiente y voluntariamente en una operación ilegal en territorio colombiano para reclutar y entrenar fuerzas paramilitares integrados por exmilitares y policías venezolanos que, además, llegaron a comandar, grupos que motivados por razones de justicia privada tenían la intención de atacar y llevar a cabo operaciones ilegales en contra de gobiernos extranjeros
concluye el escrito.

Publicidad

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO