Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Celebro el regreso a clases presenciales de niños, sé que no es una decisión fácil: Alberto Linero

La educación no solo se trata de la apropiación de contenidos o de las habilidades cognitivas, sino también del desarrollo emocional y social de los menores.

Niños en clases presenciales durante la pandemia.jpeg
imagen de referencia
Foto: AFP

Este lunes la alcaldesa de Bogotá, la doctora Claudia López decidió que el 25 de enero los colegios públicos del distrito deben regresar a clases.

Lo comunicó así: "Están convocados los maestros, maestras y directivos a que inicien con los protocolos que han acordado, con todas las medidas de bioseguridad que les va a brindar la Secretaría de Educación. Nadie hizo un sacrifico más grande este año que los niños y niñas de Bogotá; el otro año nosotros nos vamos a sacrificar un poquito por ellos".

Celebro esta noticia, no como padre de familia, que no soy, sino como especialista en educación que entiende que no se trata solo de la apropiación de contenidos o de las habilidades cognitivas, sino también del desarrollo emocional y social de los menores. Entiendo que es una decisión difícil en las circunstancias de que vivimos, pero tenemos que revisar el efecto que tiene en los menores el que no vayan a la escuela. Javier Cifuentes-Faura de la Universidad de Murcia, en España señala dos consecuencias:

  • El aumento de la desigualdad en los resultados educativos, produce una brecha en las aptitudes matemáticas y de alfabetización entre los estudiantes de los niveles socioeconómicos más bajos y los de los más altos.
  • El cierre prolongado de escuelas y el confinamiento en casa provocan efectos negativos en la salud física y mental de los menores. La evidencia sugiere que cuando los niños están fuera de la escuela son físicamente menos activos.

La OMS ha observado que casi el 90% de los jóvenes presenta ansiedad como resultado de la pandemia de COVID-19. Habrá menos desarrollo emocional y social de los estudiantes sin poder compartir con sus pares.

Según el informe del fondo de Naciones Unidas para la infancia de finales de noviembre todavía hay 137 millones de niños, niñas y adolescentes en América Latina y el Caribe que no pueden ir a la escuela, lo que significa que el 97 por ciento de la población escolar aún permanece con la educación a distancia.

Y Tedros Ahhanon Gebreysus, director de la OMS , expresa que en la situación actual siempre hay posibilidades de contagio y tenemos que enfrentar estos riesgos desde la aplicación estricta de los protocolos de bioseguridad.

Publicidad

Mantener a los niños a salvo y en la escuela - dice Tedros - no es sólo trabajo de las escuelas, los gobiernos o las familias. Es trabajo de todos, debemos trabajar juntos

Es así. Estamos ante una decisión en la que todos tenemos que participar por el bien superior de nuestros niños, niñas y adolescentes.

Escuche la reflexión y el análisis de Alberto Linero en Mañanas BLU:

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias