Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Air-e detectó robo de energía en un condominio estrato seis en el norte de Barranquilla

El procedimiento se llevó en el condominio Castellana Campestre, donde funcionarios de la entidad encontraron dos líneas directas, un medidor frenado, un puente externo en bornera y tres medidores con alteraciones.

Castellana Campesre.jpeg
Condominio Castellana Campestre.
Crédito: Air-e.

Un nuevo operativo contra el robo de energía eléctrica fue realizado por parte de la empresa Air-e en el condominio Castellana Campestre, en inmediaciones del sector del CC Buenavista, ubicado en el norte de Barranquilla, en el cual se detectaron siete casos.

El procedimiento se llevó a cabo en la calle 104 con la carrera 51B, donde funcionarios de la entidad encontraron dos líneas directas, un medidor frenado, un puente externo en bornera y tres medidores con alteraciones, lo que constituye una clara evasión en el pago real del consumo de energía.

Sobre el particular, el gerente de Servicios Jurídicos de Air-e, Fermín de la Hoz, indicó que este condominio está en una zona exclusiva de estrato seis al norte de la ciudad, conformado por 76 predios, cuyo hurto de energía representaba más de $37 millones de pesos mensuales, poco más de $400 millones de pesos al año.

La defraudación del fluido supera los $37 millones de pesos mensuales, un poco más de $400 millones de pesos anuales. Lo más complejo de esta situación era que, a través de esta conducta, se apropiaban del servicio de energía eléctrica de las áreas comunes
dijo De la Hoz.

A la fecha, la empresa Air-e lidera con la Fiscalía cerca de 550 investigaciones penales por hurto y defraudación de fluidos o robo de energía, siendo que 183 personas han sido capturadas por este delito y, además, por concierto para delinquir en el Atlántico.

Publicidad

"Rechazamos este tipo de fraudes que afectan la calidad del servicio de energía, representa un latente atentado contra la vida y la integridad de las personas que la realizan, de las personas que se benefician y de los usuarios que de manera legal están conectados a la red. Así mismo, atenta contra la estabilidad financiera del prestador del servicio de energía y afecta económicamente a los usuarios", aseguró.

Le puede interesar:

Publicidad

  • Publicidad