Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Coronel (r) del Ejército fue condenado a 31 años de cárcel por masacre de las AUC en Buga, Valle

El coronel en retiro Jorge Alberto Amor Páez omitió su deber de proteger a la población civil y facilitó el actuar de la estructura paramilitar que perpetró la masacre en octubre de 2001.

cinta_policia_peligro_homicidio_crimen_referencia_2_afp.jpg
Cinta de Policía
Foto: Referencia AFP

El Tribunal Superior de Buga, Valle, condenó al coronel Jorge Alberto Amor Páez a 31 años y 11 meses de prisión por su participación en una acción criminal que dejó 24 personas muertas, el 10 de octubre de 2001, en zona rural de Buga.

La decisión revocó un fallo de primera instancia que había absuelto al oficial, y lo declaró responsable del delito de homicidioen persona protegida, le impuso multa de 2.230 salarios mínimos legales vigentes y una inhabilidad para el ejercicio de funciones públicas por 15 años y 10 meses. Asimismo, dispuso la captura inmediata para que cumpla le pena en establecimiento carcelario.

“Los hechos que motivaron la sentencia están relacionados con la incursión violenta de una estructura de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) a las veredas La Habana, Alaska y La Magdalena. Hombres armados con fusiles recorrieron varios inmuebles, agruparon a 24 pobladores señalados equivocadamente de colaborar con otras organizaciones criminales que delinquían en la región, y le dispararon a quemarropa y de manera indiscriminada”, Hugo Tovar, director especializado contra las Violaciones a los Derechos Humanos.

Las evidencias recopiladas por un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos dan cuenta de que el coronel Amor Páez desatendió varias denuncias presentadas con anterioridad por la comunidad, en las que alertaba sobre patrullajes, retenes y hostigamientos en zona rural de Buga por parte de grupos paramilitares.

Publicidad

En ese sentido, se acreditó que, en su condición de comandante del Batallón Palacé del Ejército Nacional, el oficial omitió su obligación y deber constitucional de proteger a la población civil, no ejerció actividades de control territorial ni ordenó a las tropas hacer presencia en los puntos críticos referenciados por los campesinos. Por el contrario, ordenó a las unidades a su mando dirigirse a áreas alejadas del lugar donde ocurrió la masacre.

Le podría interesar:

Publicidad

  • Publicidad