Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Atlético de Madrid pierde 2-1 con el Athletic y La Liga queda en vilo con cuatro pretendientes

A cinco jornadas para el final, cuatro equipos pelean por el título de La Liga tras la derrota este domingo del líder Atlético de Madrid y las victorias de Barcelona y Sevilla en el campeonato español.

Athletic vs Atlético de Madrid Foto AFP.jpg
Athletic vs Atlético de Madrid /
Foto AFP

Pese a su derrota 2-1 en San Mamés ante el Athletic (10º), el Atlético conserva la primera plaza con 73 puntos, dos más que Real Madrid , que el sábado empató 0-0 ante el Betis (6º), y Barcelona , que se impuso 2-1 en Villarreal (7º) y que tiene además un partido menos.

El Sevilla , 4º con 70 puntos, sigue en la pelea por el título tras vencer este domingo 2-1 al Granada (8º).

En el último partido del domingo, el Atlético cayó en San Mamés ante un Athletic que anotó por medio de Álex Berenguer (8) e Iñigo Martínez (86).

Por el Atlético empató de manera provisional el montenegrino Stefan Savic (77).

23 de 42 puntos posibles

El equipo de Diego Simeone, que parecía tener ganada la liga a finales de enero cuando aventajaba en más de 10 puntos al segundo, está perdiendo fuelle en la segunda parte de la temporada, habiendo sumado solo 23 de los 42 últimos puntos posibles.

Publicidad

"Cuando se repiten situaciones y el entrenador no lo puede solucionar es más problema del entrenador que del equipo (...) Cuando un entrenador no resuelve algo que pasa varias veces algo está haciendo mal", admitió Simeone al término del partido.

Sobre las opciones de título, el argentino declaró: "Seguimos dependiendo de nosotros y a falta de cinco jornadas es importante. Dependerá de la fuerza mental que tengamos y lo determinante que seamos en los partidos".

Antes, con doblete del francés Antoine Griezmann (28 y 35), el Barcelona (3º) remontó 2-1 al Villarreal (7º) y suma tres puntos para seguir dependiendo de sí mismo.

El nigeriano Samu Chukwueze había adelantado (26) a un Villarreal que jugó los últimos 25 minutos en inferioridad por la expulsión de Manu Trigueros tras una entrada a Lionel Messi (65).

"Estamos detrás intentado dar lo máximo para ser campeones. Lo tenemos en nuestras manos. Sólo falta ganar todos los partidos que tenemos", declaró tras el partido Griezmann.

Publicidad


El equipo azulgrana se jugará buena parte de sus opciones de título en los próximos 15 días, ya que el jueves jugará contra el Granada el partido aplazado que tiene, el fin de semana se desplazará al siempre complicado estadio de Mestalla en Valencia y en dos semanas recibirá en el Camp Nou al Atlético, un duelo en el que se podría decidir el campeón.

La visita al Villarreal era una de las más complicadas de cuantas le restan al Barcelona y el equipo levantino demostró por qué está en la zona alta de la clasificación y metido en las semifinales de la Europa League, incluso pese a jugar los últimos 25 minutos en inferioridad por la expulsión de Manu Trigueros por una dura falta a Lionel Messi.

Pese a la expulsión, el equipo castellonenese no se rindió y estuvo cerca de haber arañado un punto, primero en un disparo del ecuatoriano Pervis Etupiñán que salvó Ter Stegen (69) y a poco para el final fue el goleador Gerard Moreno el que remató ligeramente desviado en posición acrobática (84).

"El equipo tiene mucha hambre de ganar otro título, pero lo mejor será ir partido a partido para poder acabar ganando la liga", declaró tras el partido el técnico azulgrana, Ronald Koeman.

"Hemos reaccionado muy bien al gol del Villarreal. En la segunda parte hemos tenido más pérdidas de balón, a pesar de jugar contra uno menos, no hemos sabido sentenciar el partido. No hemos estado tan finos como en otros partidos, quizá por cansancio", analizó el holandés.

Final insólito en Sevilla

Publicidad

El Sevilla (4º con 70 puntos) también se mantuvo en la batalla por el título al derrotar al Granada (8º) por 2-1 en el turno siguiente al Barça.

En el estadio Ramón Sánchez Pizjuán sevillano se vivió una situación insólita. Tras indicar cuatro minutos de descuento en la segunda parte, el árbitro pitó el final pasados apenas tres minutos.

Los jugadores se marcharon a vestuarios y algunos ya se habían quitado remeras y botas cuando el colegiado les llamó para disputar el minuto que restaba. Pese a todo, el resultado final no cambió y el equipo local se hizo con los tres puntos gracias a los goles que habían anotado previamente Ivan Rakitic de penal (16) y el argentino Lucas Ocampos (53).

"El árbitro pitó porque pensó que se había cumplido el tiempo y luego nos dijo que se había equivocado", dijo el argentino Lucas Ocampos, autor del segundo gol del Sevilla. "Estaba terminado. Nunca vi algo así, algunos ya se habían quitado la ropa", señaló.

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias