Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Pasajero del Metro de Medellín dio lástima por criticar a mujer que amamantaba a su bebé en un vagón

La lastimera queja estuvo cargada de odio e incluso llegó a justificar el abuso contra mujeres en los sitios públicos.

Alberto Linero
Alberto Linero
Foto: Instagram @PLinero

Tal vez por la influencia de la antropología platónica, en la moral católica y cristiana hemos tenido una cierta actitud sospechosa frente al cuerpo; mucho más hacia aquellas partes que tienen que ver de una manera más directa con la sexualidad . Esto nos ha llevado a comportamientos que realmente van en contra de la dignidad humana, porque no tengo duda alguna de que quien desprecia su cuerpo, se desprecia a sí mismo y no puede ser feliz.

Afortunadamente esto va cambiando y vamos entendiendo que también somos nuestro cuerpo y que tenemos que conocerlo, relacionarnos con él de la mejor manera, aceptarlo y amarlo. Esto implica algunos cambios en los paradigmas mentales y en las actitudes con las que enfrentamos nuestras relaciones a diario.

Publicidad

Sin embargo, todavía en algunas situaciones de la vida cotidiana, se puede notar que siguen quedando vestigios de esa mirada despreciativa del cuerpo; un ejemplo se dio en estos días, cuando un usuario del metro de Medellín se quejó a través de su cuenta de Twitter, porque una mamá estaba amamantando a su hijo dentro de uno de los vagones de este transporte público.

La queja, que estuvo cargada de odio y que de hecho, justificaba el abuso a las mujeres en los sitios públicos, demuestra esa mirada despreciativa de una realidad natural, serena y tranquila que deberíamos mirar con respeto y hasta con admiración. Lo bueno es que el hecho no se quedó allí, y recibió respuesta por parte de la cuenta de Twitter del Metro, y tengo que decir que me pareció graciosa y extraordinaria la reacción que tuvo el Community Manager frente a la queja; este le respondió: “Sí, una lástima… tu comentario”.

Ojalá entendiéramos que este tipo de comportamientos que desprecian el cuerpo, no nos hacen ser mejores seres humanos, sino al contrario, nos hacen escondernos tras de viejos conceptos y modelos mentales que no nos permiten la felicidad.

Necesitamos relacionarnos desde el respeto a la dignidad humana y amar nuestro cuerpo. No podemos seguir compartiendo actitudes machistas ni mucho menos decirle a las mujeres cómo y cuándo deben ser madres.

Publicidad

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.