Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

¿Cuándo poner tilde? Aquí algunos casos especiales

Aquí una serie de casos especiales para el empleo correcto de la tilde.

fundeu.PNG
Fundeu
Foto: Fundéu

La Fundación del Español Urgente (FundéuRAE), promovida por la Agencia EFE y la RAE, recuerda que en la aplicación de las normas de acentuación, que se basan en la terminación de las palabras, es preciso tener presentes una serie de casos especiales para el empleo correcto de la tilde.

Las normas generales se pueden exponer de forma sintética del siguiente modo: se acentúan las voces esdrújulas y sobresdrújulas, las agudas que terminan en vocal o en las consonantes “s” y “n” precedidas de vocal, y las llanas o graves que terminan de otro modo, mientras que el resto van sin tilde.

Publicidad

Las casos especiales que hay que tener en cuenta son los siguientes:

  • Lleva tilde toda vocal cerrada (“i”, “u”) tónica que va unida a una vocal abierta (“a”, “e”, “o”): “oído”, “desafíos”, “aúnan”, que son todas llanas. De no añadirse, los grupos vocálicos se considerarían diptongos y, por tanto, se pronunciarían /óido/, /desáfios/ y /áunan/. De modo informal y no muy riguroso, se suele decir que la tilde “deshace el diptongo”. Esta regla también se aplica a los grupos que incluyen una hache muda (“tahúr”), a los de tres vocales o más (“construíais”) y a voces compuestas y prefijadas (“cortaúñas”).
  • Llevan tilde las voces llanas o graves acabadas en dos consonantes cualesquiera: “cómics”, “wéstern”. Por el contrario, no llevan tilde las agudas que terminan en dos consonantes (salvo que fuera necesario para deshacer un diptongo): “anoraks”, pronunciado /anoráks/.
  • Se acentúan todas las palabras con valor interrogativo o exclamativo: “¿Cuántos libros hay?”, “Preguntó qué hay de comer”, “¿Cómo lo hizo?”, “¡Quién pudiera ser rico!”.
  • Es obligatorio tildar los monosílabos en los que se ha establecido la tilde diacrítica: “sé”, de “saber” y “ser”; “dé”, de “dar”; “té” y “tés”, como bebida...
  • Los adverbios acabados en “-⁠mente” se acentúan como si este sufijo no existiera: “ágilmente” de “ágil”, “torpemente” de “torpe”, “increíblemente” de “increíble”.

Como se comprueba en los ejemplos anteriores, en lingüística es habitual señalar las pronunciaciones escritas entre barras y con la adición sistemática de la tilde, incluso cuando en la forma escrita no la lleva.

La FundéuRAE (www.fundeu.es) , promovida por la Agencia EFE y la Real Academia Española (RAE), tiene como principal objetivo el buen uso del español en los medios de comunicación.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.