Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Colombia refuerza seguridad en frontera con Ecuador tras delicada situación de orden público

Por su parte, el ministro de Defensa, Iván Velásquez, durante el anuncio, arremetió contra el fiscal, Francisco Barbosa, quien ha criticado duramente la política de seguridad del Gobierno nacional.

Frontera Colombia - Ecuador.jpg
Frontera Colombia - Ecuador
Foto: suministrada MinComercio

El director (e) de la Policía Nacional, general Nicolás Zapata, confirmó que ante la grave situación de orden público en Ecuador se reforzó la seguridad en Ipiales, Chiles, Mataje y Carlosama para evitar que lleguen a Colombia integrantes de estructuras criminales o narcotraficantes.

“La cooperación es permanente. Sin embargo, a raíz de los hechos, y para evitar que al país ingresen personas con antecedentes delincuenciales o relacionadas con algún tema delictivo o de narcotráfico, hemos reforzado lo que es el sector de Ipiales, Chiles, Mataje y Carlosama. Allí tenemos dispositivos de la Policía Nacional de Colombia, con el apoyo de las Fuerzas Militares, para garantizar que el flujo por esos pasos fronterizos, uno de ellos informal, tengan el control respectivo”, dijo el oficial.

Por su parte, el ministro de Defensa, Iván Velásquez, durante el anuncio, arremetió contra el fiscal, Francisco Barbosa, quien ha criticado duramente la política de seguridad del Gobierno nacional.

“Ahora participa de un consejo de seguridad para hacer críticas al gobierno en lo que se ha mostrado y es evidente para el país en una campaña política. Está interviniendo siempre en las críticas al Gobierno, desdeIván Velásquez, una perspectiva puramente política. Desde hace tiempos, el fiscal general abandonó su deber de cooperación, de colaboración, que es además un mandato constitucional, con las demás ramas del poder público. Nosotros invitamos al fiscal general a todos los consejos de seguridad y nunca asistió a ninguna parte del país ni Bogotá”, manifestó.

Publicidad

Ecuador, en llamas

Ecuador enfrenta este miércoles por tercer día el terror de bandas criminales y narcos, que ha dejado desde el lunes al menos 10 muertos, más de un centenar de policías y personal penitenciario retenidos por presos, agresiones a periodistas y un sinnúmero de ataques armados.

Centenares de militares custodian las desoladas calles alrededor de la sede presidencial en el centro de Quito, mientras en el norte el parque de La Carolina, el más grande de la ciudad de casi tres millones de habitantes, estaba vacío, sin sus habituales deportistas.

Publicidad

Pocos autos circulan en las avenidas de la capital y Guayaquil (suroeste), donde almacenes y tiendas de barrio permanecen cerrados.

"Hay miedo, uno tiene que estar con precaución, mirando para acá, para allá, si tomo este bus, qué va a pasar", dijo a la AFP una mujer de 68 años, que no quiso revelar su identidad y que "aterrorizada" salió a trabajar en una oficina del norte de Quito.

La ofensiva de las organizaciones criminales, vinculadas a carteles de México y Colombia, incluyó el martes una inusual y espectacular irrupción registrada en vivo y en directo. Hombres armados con fusiles y granadas tomaron un canal de televisión pública durante el noticiero del mediodía, amenazaron a periodistas y dispararon contra dos trabajadores. No hubo muertos y varios atacantes fueron detenidos.

El ataque en Guayaquil a la sede del canal TC Televisión aumentó el pánico en la población, que abandonó rápidamente las calles para refugiarse en sus casas.

Publicidad

- "Conflicto armado interno" - 

Por su ubicación estratégica, Guayaquil se ha convertido en los últimos años en epicentro del tráfico de drogas hacia Estados Unidos y Europa.

Ante la nueva ola de violencia, el presidente Daniel Noboa, de 36 años, declaró el martes a Ecuador en "conflicto armado interno", tas haber ordenado el lunes el estado de excepción.

Publicidad

El terror se impuso tras la fuga de Adolfo Macías, alias "Fito", jefe de la principal banda criminal del país conocida como Los Choneros, que estaba recluido en una cárcel guayaquileña y fue detectada el domingo.

Cientos de soldados y policías buscan a Fito, mientras rige un estado de excepción en todo el país, incluidas las penitenciarias, y un toque de queda de seis horas, desde las 23H00 locales (04H00 GMT).

El martes escapó de prisión otro jefe criminal, Fabricio Colón Pico, uno de los capos de Los Lobos, acusado de secuestro y de planificar el asesinato de la fiscal general.

Los presos se amotinaron en distintas cárceles y retuvieron a más de cien guardias penitenciarios.

Publicidad

Videos no verificados que circulaban en redes sociales muestran a supuestos rehenes siendo amenazados con cuchillos y la presunta ejecución de al menos dos guardias, uno con disparos y otro ahorcado.

- Preocupación internacional -

Brasil, Colombia, Chile, Venezuela, República Dominicana, Estados Unidos, España y la Unión Europea rechazaron la violencia. Francia y Rusia advirtieron a sus ciudadanos que no viajen a Ecuador y Perú declaró bajo estado de emergencia toda su frontera con Ecuador.

Publicidad

Ubicado entre Colombia y Perú, Ecuador fue durante muchos años un país a salvo del narco, pero en los últimos tiempos se ha transformado en un nuevo bastión del tráfico de droga con una veintena de bandas enfrentadas por el control del territorio, pero unidas en su guerra contra el Estado.

El 2023 cerró con más de 7.800 homicidios y 220 toneladas de droga incautadas, nuevos récords en la nación de 17 millones de habitantes.

Noboa llegó al poder en noviembre como el presidente más joven en la historia de la nación con la promesa de enfrentar con mano dura al narco. Fue elegido por 18 meses para completar el mandato de cuatro años de su predecesor Guillermo Lasso.

Su decreto de "conflicto armado interno" otorgó estatus beligerante a las bandas y le permite al gobierno tomar medidas para enfrentarlas.

Publicidad

Pero las balaceras, secuestros, extorsiones, fugas de presos y motines carcelarios no ceden.

Fito cumplía una pena de 34 años en la prisión Regional de Guayaquil por delincuencia organizada, narcotráfico y asesinato.

Publicidad

Su figura obesa y de melena revuelta dio la vuelta al mundo tras el asesinato en agosto del candidato presidencial Fernando Villavicencio, quien lo había denunciado días antes por amenazas.

Es la segunda ocasión que el jefe criminal escapa de prisión. En 2013, junto con otros presos, logró evadir los controles de la cárcel de máxima seguridad conocida como La Roca, en Guayaquil. Fue recapturado luego de tres meses.

  • Publicidad