Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Los pecados de Reficar, la obra en que los colombianos perdimos $ 2,9 billones según la Contraloría

Gastos sin relación con la obra, hubo baja productividad de la mano de obra directa, mayores gastos en personal y demoras en actividades del proyecto hacen parte de la lista de irregularidades.

Reficar.jpeg
Reficar
Foto: Procuraduría

La Contraloría profirió fallo de responsabilidad fiscal por un valor de 2,9 billones de pesos, por el daño patrimonial ocasionado al Estado con ocasión de la modernización de la Refinería de Cartagena, conocida como Reficar.

Se trata de la infraestructura de procesamiento de crudo más importante del país, que según la Contraloría, durante su ampliación sufrió una pérdida muy importante de dineros del Estado, debido a las “acciones y omisiones de la Junta Directiva y su administración contratista” quienes “de manera antieconómica, ineficiente e inoportuna, contribuyeron a esta billonaria pérdida de recursos públicos”.

Según la Contraloría, en la ampliación de Reficar hubo gastos que no tuvieron relación con la obra, hubo baja productividad de la mano de obra directa, mayores gastos en contratación de personal y demoras en actividades propias del proyecto.

Entre otras cosas, dentro de las mayores inversiones, por más de 997 millones de dólares, que repercutieron negativamente en el valor de Reficar en el mercado estuvieron obras que se hicieron dos veces, reprocesos, sobrantes excesivos en inventarios y gastos no asociados a la construcción del activo de refinación.

La modernización de Reficar tiene una larga historia, que comenzó en el gobierno de Álvaro Uribe y que tuvo un gran contratiempo luego de que se tuviera que buscar una salida a los problemas que conllevó la entrada de Glencore como socio privado.

En principio, Reficar debía entrar en funcionamiento en 2012 y su costo proyectado era de cerca de 4.000 millones de dólares. Finalmente, entró a operar en 2015 y el valor de construcción se duplicó, pues según la Contraloría, terminó costando 8 mil millones de dólares.

Publicidad

Los responsables fiscales en primera instancia, cabe recordar que este fallo es apelable y será apelado por los señalados, están los expresidentes de Reficar, Reyes Reynoso y Orlando Cabrales, siete miembros de su junta directiva entre quienes están el expresidente de Ecopetrol Javier Gutiérrez Pemberthy y el actual presidente de Asobancaria, Hernando José Gómez, además de los contratistas CB&I, Foster Wheeler entre otros.

Los sancionados fiscalmente se defiende, afirmaron en un comunicado publicado anoche que las decisiones que se tomaron en la firma de dos controles de cambios que originaron el fallo fiscal, fueron acertadas y diligentes y que una cosa es que no se logre la rentabilidad esperada en un proyecto y otra cosa es que haya detrimento patrimonial.

En materia penal, el caso Reficar, catalogado por el exfiscal Néstor Humberto Martínez como “uno de los mayores escándalos de corrupción del país”, el fiscal general Francisco Barbosa anunció recientemente que priorizará esta investigación, que actualmente tiene en juicio a los expresidentes Reyes Reynoso y Orlando Cabrales.

Escuche el análisis de Ricardo Ospina en Mañanas BLU:

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.