Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

El 87% de resultados en el Batallón La Popa, de 2002 a 2005, fueron asesinatos y desapariciones: JEP

Los tenientes coroneles en retiro Publio Hernán Mejía y Juan Carlos Figueroa fueron autores mediatos de los crímenes de guerra y lesa humanidad, según la JEP.

Coronel (r) Hernán Mejía - falsos positivos.jpg
Coronel (r) Hernán Mejía - falsos positivos
Fotos: captura video YouTube Primero la patria - AFP, referencia

La JEP imputó crímenes de guerra y lesa humanidad a 15 miembros del Ejército del Batallón La Popa por el caso 03 que lleva esta jurisdicción por muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate, conocidos como “falsos positivos” de manera eufemística.

Según la JEP, miembros del Ejército cometieron homicidio en persona protegida y desaparición forzada de personas y el crimen de guerra de homicidio.

La Jurisdicción determinó que los autores mediatos de estos hechos fueron los tenientes coroneles (r) Publio Hernán Mejía Gutiérrez, comandante del Batallón de Infanteria No. 2 La Popa entre 2002 y 2003, y Juan Carlos Figueroa, quien lo sucedió entre 2004 y 2005.

El 87% de los resultados operacionales durante la comandancia del coronel Mejía fueron determinados por la Sala de Reconocimiento como asesinatos y desapariciones”, determinó la JEP.

El magistrado Óscar Parra explicó que se utilizaban cuatro modos de operación por parte de estos miembros del Ejército para realizar estas acciones que catalogaron de criminales: una de ellas es que las víctimas eran entregadas a las AUC después de ser detenidas.

También, las víctimas fueron asesinadas tras ser señaladas por guías o informantes de pertenecer o auxiliar a la guerrilla.

Publicidad

Por otro lado, las víctimas fueron asesinadas luego de ser señaladas por integrantes de la comunidad.

Por último, se detectó que las víctimas eran guerrilleros heridos o miembros de grupos armados que se entregaban a integrantes del batallón.

En el mismo sentido, el magistrado Parra explicó que “la justicia penal militar no investigó adecuadamente estas muertes contribuyendo a la perpetuación de la conducta que venía siendo replicada”.

Por último, según la JEP, estas actuaciones se dieron en connivencia con grupos paramilitares y con el objetivo de obtener los resultados que el batallón venía presentando durante los enfrentamientos con grupos subversivos. Y quienes presentaran bajas, por medio de incentivos o amenazas, obtenían permisos y vacaciones, así como pagos en efectivo utilizando recursos públicos.

Escuche esta información en el noticiero del mediodía de Mañanas BLU, cuando Colombia está al aire:

Publicidad

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.