Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

La historia de los 19 colombianos que murieron el 11 de septiembre de 2001

Los ataques del 11 de septiembre de 2001, en los que fallecieron cerca de 3.000 personas, entre ellas, 19 colombianos, supusieron el mayor atentado terrorista de la historia de Estados Unidos.

Este sábado, 11 de septiembre, se conmemora el ataque del 11S, donde cerca de 3.000 personas fallecieron hace dos décadas, un hecho que marcó para siempre la historia de la humanidad.

Entre esas miles de personas que perdieron la vida se encontraban 19 colombianos, que murieron en los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, en Estados Unidos .

A pocos días del funesto aniversario, las imágenes del suceso, proyectadas ahora en una enorme pantalla a escasos 400 metros de donde estaban las Torres Gemelas, son demasiado duras para algunos espectadores, pero aún más para los familiares de las personas que perdieron la vida.

Además, aún no estando en EE.UU., los familiares de las víctimas colombianas recuerdan con gran tristeza este hecho que a muchos les arrebató a un ser querido aquel 11 de septiembre de 2001.

El dolor que aún causan los recuerdos de aquel 11 de septiembre contrastan con la realidad, que ha ido reinventándose año tras año y dejando atrás el peor momento de la historia de Estados Unidos.

Esta es la lista y la historia de los colombianos que perdieron la vida en el atentado del 11 de septiembre de 2001, según reveló la Presidencia de la República:

Publicidad

  • Luis Eduardo Torres, 31 años: tras llegar a Estados Unidos con el sueño americano, logró conseguir el trabajo de sus sueños y se convirtió en corredor de divisas. El 10 de septiembre de 2001 empezó su trabajo como corredor en Cantor Fitzgerald. Sin embargo, en su segundo día de trabajo en la prestigiosa firma, el sueño terminó.
  • Víctor Hugo Paz Gutiérrez, 43 años: con esfuerzo llegó, desde la ciudad de Cali, a uno de los restaurantes más famosos de la ciudad, Windows on the World, en el piso 103 de la torre norte del WTC, donde se desempeñaba con chef pastelero, pero su sueño acabó el 11 de septiembre de 2001.
  • Wilder Alfredo Gomez, 38 años: después de trabajar como técnico en la Fuerza Aérea, viajó a comienzos de los 90s de Cali a Nueva York en busca de mejor suerte. Pronto ya estaba trabajando en el Hotel Marriott y hacía cinco años había conseguido una posición como barman en Windows on the World.
  • Jorge Luis Moron, 39 años: animado por sus hermanos y hermanas, que ya estaban radicados en Estados Unidos, decidió salir en 1993 de Barranquilla. Tres años después de llegar a Nueva York se encontraba trabajando como guardia de seguridad en el lobby de una de las torres del World Trade Center. Encontró el amor, su esposa estaba embarazada, pero también perdió la vida. Su hijo nunca nació y él perdió la vida junto a su esposa.
  • Antonio Montoya, 46 años: había llegado a Estados Unidos 20 años atrás con su esposa e hijo. Se radicó con su familia en Boston, donde nacieron sus dos hijas menores. Durante 12 años, fue uno de los empleados más populares del hotel Boston Harbor, donde trabajaba como amo de llaves. Un error de reservación lo obligó a abordar un día después el vuelo 311 de American Airlines, con destino a Los Ángeles. Su plan era visitar a su hermana en California, a quien no veía hacía años.
  • Sonia Ortiz, 56 años: había dejado Colombia en 1971. A los dos años de llegar a Nueva York, consiguió un trabajo como aseadora en el World Trade Center, pero perdió la vida aquel 11 de septiembre de 2001.
  • Carlos Cortez Rodríguez, 58 años: en 1967 llegó a la Universidad de Nueva York a estudiar ingeniería civil. El 11 de septiembre de 2001 se encontraba en su oficina del Washington Group International, ubicada en el piso 91 de la torre sur.
  • Danny Correa, 25 años: su padre trasladó en 1979 a toda la familia a Estados Unidos. Creció en Fairview, Nueva Jersey. Su oficina estaba ubicada en el piso 98 de la torres sur. Al parecer, el trabajar en un rascacielos había empezado a inspirarlo. Una de sus últimas composiciones dice: "Bailo en las nubes y penetro en la niebla".
  • Arcelia Castillo, 49 años: llegó desde muy joven a Estados Unidos. Mientras sus hijos Alex y Anthony crecían en Nueva Jersey, Castillo trabajaba en dos empleos para poder sostenerlos. En las mañanas trabajaba en la firma de valores Marsh & Mclenna, en el WTC. En noviembre de 2001 habría recibido su grado de contadora.
  • Milton Bustos, 37 años: A los 11 años fue llevado por su familia a Estados Unidos. Trabajaba como técnico de computadores en Cantor Fitzgerald, firma de corretaje que ocupaba cinco pisos en la torre sur. Padre de una niña de siete meses, se había casado hacía sólo tres meses.
  • Adriana, 32 años: sus padres emigraron a Nueva York antes de que ella naciera. Creció en un hogar modesto de Queens, junto con sus tres hermanos mayores. En poco tiempo consiguió empleos prometedores. El último en Carr Futures, cuya oficina estaba ubicada en el piso 92 de la torre norte.
  • Alejandro Castaño Henao, 35 años: hijo de inmigrantes colombianos. Trabajaba en la empresa Empire Distribution, que aunque estaba ubicada en Carlstadt, Nueva Jersey, hacía reparto de suministros de oficina en el WTC. El 11 de septiembre fue su última entrega.
  • Pedro Francisco Checo, 35 años: la paternidad le llegó cuando apenas tenía 17 años, con su amor de adolescencia. A comienzos de los 90s inició una nueva familia con Marmily Cabrera, con quien tuvo dos hijos, Jasen, ahora de siete años, y Julián, de casi dos.
  • Sharon Cristina Millán, 33 años: nacida en Nueva York en el seno de una familia caleña, estuvo durante algunos años de su niñez en Colombia, pero luego regresó a Estados Unidos. Ella trabajaba como asistente en Harris-Beach una firma de abogados.
  • Rafael Humberto Santos, 42 años: su familia lo llevó a Estados Unidos cuando tenía 9 años. Estudió sistemas y desde comienzos de los 80s empezó a trabajar en el departamento de computación de Cantor Fitzgerald. Era aficionado al fútbol, y a pesar de ser de Bogotá era hincha del Nacional. Dejó dos hijos.
  • Hernando Salas, 71 años: nació y creció en Cartagena, pero siempre soñó con vivir en Nueva York. La mayor parte de su vida trabajó en una firma de joyerías. A los 65 años se jubiló, pero el estar desocupado no era su estilo. Encontró un trabajo secretarial en la oficina de revisión de quejas civiles en NY, ubicada a sólo metros de las Torres Gemelas.
  • Gloria Nieves, 43 años: Residente de Jackson Heights, trabajaba en la Fiduciaria Trust y dejó un hijo de 15 años.
  • Carlos Mario Muñoz, 43 años: trabajaba en el restaurante Windows of the World de las Torres Gemelas hacía 15 años. Lo encontraron en el Hospital Bellevue.
  • Cesar Augusto Murillo, 32 años: comerciante internacional, trabajaba en Cantor & Fitzgerald. El 11 de septiembre perdió la vida.

Los ataques del 11 de septiembre de 2001, en los que fallecieron cerca de 3.000 personas, entre ellas, 19 colombianos, supusieron el mayor atentado terrorista de la historia del país.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.