Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Andi, el robot capaz de sudar que podría ayudar a medir el impacto del cambio climático

Un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Arizona, en Estados Unidos, está utilizando al robot Andi para estudiar cómo el calor podría afectar a los seres humanos. El objetivo es crear métodos para combatir los riesgos para la salud a los que la raza humana podría estar expuesta.

Robot Andi
Robot Andi /
Foto: Universidad Estatal de Arizona

El calentamiento global ha generado en los últimos años olas de calor en algunas regiones del mundo, las cuales han dejado un gran número de víctimas mortales, incapaces de soportar las altas temperaturas. Según expertos del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la Nasa, el mes de julio de este año fue el más caluroso jamás registrado en la historia.

Este fenómeno, a su vez, está generando cambios climáticos como el incremento de las lluvias, la prolongación de los fenómenos de El Niño y La Niña, y el derretimiento de los casquetes polares.

Ante el aumento de la temperatura de la Tierra, un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Arizona, en Estados Unidos, está utilizando al robot Andi para estudiar cómo el calor podría afectar a los seres humanos. El objetivo es crear métodos para combatir los riesgos para la salud a los que la raza humana podría estar expuesta.

Inicialmente, el robot, creado por la empresa tecnológica Thermetrics, que es capaz de sudar y absorber la temperatura, fue diseñado para probar la eficiencia y la portabilidad de la ropa deportiva.

Robot Andi /
Robot Andi /
Foto: Universidad Estatal de Arizona

Publicidad

Andi es capaz de imitar el funcionamiento térmico del cuerpo humano y, además, se puede ajustar para medir los efectos de la temperatura en diferentes edades, condiciones físicas y de salud.

La máquina está equipada en el torso con 35 sensores que están controlados de forma individual y cuenta con poros que hacen que "sude" cuando el sistema de enfriamiento se activa. También es capaz de respirar a través de un tanque externo que mide el intercambio de aire caliente.

Publicidad

El sistema de enfriamiento de Andi, que cuenta con canales de agua fría, le permite soportar temperaturas de hasta 60 grados Celsius y medir la radiación solar.

Todo esto permite a los científicos monitorear cómo podría afectar el funcionamiento de los órganos del ser humano cuando se ve expuesto al aumento de la temperatura.

Le puede interesar "En #InteligenciaNoArtificial hablamos sobre la brecha de género que existe en nuestro país":

Publicidad

  • Publicidad